El efluvio telógeno puede verse potenciado o activado por la carencia de determinadas vitaminas. En caso de ser así, con la simple restauración de la cantidad de vitaminas el pelo recuperaría su ciclo vital normal. Veámos que vitaminas están relacionadas directamente con la caída del pelo.

Carencia de vitaminas del Grupo B

Las vitaminas del grupo B se componen de vitaminas de similar estructura y similar actividad molecular. Incluyen la vitamina B1 (tiamina), B2 (riboflavina), niacina, vitamina B6, B12, ácido fólico, ácido pantoténico y biotina. De todas las vitaminas del grupo B la más importante para los folículos pilosos es la Biotina.

Una deficiencia de biotina puede conducir a la reducción del folículo piloso y por lo tanto, a un efluvio telógeno agudo. Cuanto mayor sea el déficit de biotina, mayor será el grado de caída de cabello. De esta manera, el efluvio se esparce por todo el cuero cabelludo y puede ir acompañado de eccemas.

Además, una carencia grave de biotina puede provocar una reducción de la visión y alteraciones en el sistema nervioso. En consecuencia, una administración extra de biotina permite la regeneración del cabello y una mejora en la calidad de la piel.

Carencia de Vitamina C

La vitamina C es esencial para la cicatrización de los tejidos y en la fabricación del colágeno. El colágeno es una proteína importante en la formación de la piel, tendones, huesos y los tejidos de soporte.

La carencia de vitamina C no causa directamente la pérdida del cabello, sino que afecta a la salud de la piel. En consecuencia, a la formación del cabello. Cuando hay una fuerte carencia de vitamina C, las células del canal de folículo piloso se vuelven más activas. En consecuencia forman un exceso de queratina que bloquea el canal de salida del cabello.

Es por todo esto que la carencia de vitamina C promueve, de manera indirecta, el efluvio telógeno. Además, la vitamina C es necesaria para la absorción de hierro. Por lo tanto, la falta de esta puede provocar un déficit de hierro que causa, directamente, la pérdida de cabello.

Exceso de Vitamina A

Al ser una vitamina liposoluble, la eliminación del exceso no es tan sencilla como el de las vitaminas hidrosolubles. Por lo tanto, se puede llegar a una intoxicación por exceso de vitamina A. Esta intoxicación puede causar nauseas y reducir la calidad del cabello causando un adelgazamiento del pelo.

Existen varios tratamientos farmacológicos derivados de la vitamina A que pueden traer consigo la pérdida del cabello. El exceso de vitamina A y sus derivados puede producir inhibición de la división celular y retraso de la queratinización, generando, en consecuencia, una disminución de actividad en el folículo piloso.

Como vemos, el efluvio telógeno, o una caída masiva del cabello, puede ser producido por un exceso o déficit de vitaminas. En este caso, regulando la cantidad de vitamina en el organismo hasta alcanzar un equilibrio nos llevaría a normalizar la situación con nuestro cabello y a establecer, de nuevo, su ciclo vital.

Desde La Central del Cabell recomendamos llevar una dieta equilibrada para controlar los niveles de vitaminas. Además, consultar con un especialista si se empiezan a notar caídas excesivas del cabello.